Las tres características fundamentales del aprendizaje son: su singularidad, la modificación que supone en el comportamiento y cómo propicia la interacción del sujeto con el medio. Es singular porque exige un esfuerzo personal que nadie puede hacer por otro. Cada cual aprende a un ritmo determinado, según unos criterios y unas motivaciones e intereses. Modifica positivamente el comportamiento porque cada nueva situación que se ha de afrontar, cada problema que hay que resolver, supone vencer un obstáculo y alcanzar una nueva meta o logro que proporciona satisfacción al sujeto. Y de interacción entre el sujeto y su entorno o ámbito vital para estimular su desarrollo integral y un mejoramiento potencial y sistemático de sus condiciones de vida. Por lo anterior, es imprescindible, necesario y vital…aprender. Es fundamental reconocer el aprendizaje como una necesidad humana y que en la medida que el sistema educativo facilite y propicie la adquisición de aprendizajes para la vida, tendremos seres humanos mas dignos, comprometidos con su entorno y principalmente, más felices.


Necesitamos seguir haciendo de nuestras metas, pasos para la excelencia y de nuestros pasos, escalones para alcanzarla. ¡Adelante comunidad Reyesiana!