PROYECTOS INSTITUCIONALES

No existe una tarea más compleja y laboriosa que la tarea de formar y educar
hombres y mujeres para la vida. Compleja desde la mirada de la sociología en
donde cada uno de nuestros estudiantes emprende un largo viaje por el mundo del
conocimiento; cada uno de ellos con sus particularidades y con aciertos, habilidades,
destrezas, pero también con sus miedos y desaciertos. Desde la mirada de la
pedagogía, puesto que ella pretende encontrar el camino perfecto para que cada
uno de esos seres maravillosos que son los niños, niñas y jóvenes alcancen con
éxito el logro de unas competencias no solo laborales sino personales y ciudadanas.
Pero todo lo anterior pareciera un compendio interminable en donde el deseo
inmenso porque el estudiante “aprenda” sobre cualquier otro acto inmerso en el
mundo del conocimiento, se aleja cada vez de lo cotidiano, de lo real y del contexto
inmediato de nuestros estudiantes.


La pregunta entonces surge cuando hacemos un recorrido por lo que ha constituido
la educación, los resultados año tras año y de otro lado la era de la tecnología y el
conocimiento a través de las nuevas formas de aprender. Ante ello y con unos
deseos inmensos de innovar en el campo de la pedagogía, de trascender las
prácticas tradicionales, asumimos un nuevo reto, el de educar desde los
cuestionamientos propios, desde las ganas de entender lo que está próximo, desde
la verificación de hipótesis y desde el maravilloso mundo de los proyectos,
pedagogía única y exclusivamente puesta en manos de los educadores para cultivar
el deseo inmenso de investigar, de plantear y de reconstruir aquellos saberes que
parecían intocables e interminables.


Ponemos pues a disposición de la comunidad educativa un PEI, estructurado desde
un cúmulo de fundamentos teóricos, pedagógicos y didácticos que se convierten en
el maravilloso viaje del conocimiento, un PEI, construido desde y para los
estudiantes, desde y para quienes tienen hoy la tarea de ser maestros y educadores
de futuras generaciones.